PROCESIÓN 14 DE SETIEMBRE

La procesión se desliza por el lado oeste del atrio. Realmente es un privilegio poner el hombro en las andas de nuestras venerables imágenes.  Es un acto espontáneo de profunda devoción y esperanza. Es muestra de agradecimiento por los favores recibidos y seguridad de que nuestras peticiones sean atendidas.  ¡Misericordia Señor!

Por el lado oeste de la plaza, la multitud acompaña la grandiosa manifestación de reverencia y humildad, pero a la vez, de orgullo y de complacencia por contar con una reliquia histórica y divina, imagen patronal de nuestros ancestros y heredad para las generaciones venideras.
Mi vida es parte de tu pertenencia Divino Cristo, lo que dispones es parte de tu Misericordia. Es mi reconocimiento infinito por tu milagrosa labor para con tu pueblo, para con todos tus creyentes. Tacabamba es tu hermosísima mansión y nosotros somos tus hijos Señor. Piedad y amparo, gratitud y fe inconmensurables.
Hoy en tu festividad te honramos con fervor y te pedimos la prosperidad de nuestros campos y ciudad.  Estamos todos a tus pies Jesús amado y bien reconocido Creador y Dios. Protégenos por siempre mi Señor.
Prosigue por el lado sur de la plaza, y la devota procesión sigue pausadamente y se acrecienta porque todos imploramos tus bendiciones y los que tengan que regresar a lugares lejanos, llevarán la inmensa satisfacción del deber cumplido y de la devoción inmarcesible. Reinas Señor en nuestros corazones.
Jirón Cuzco, lado Este de la plaza. Se muestra la magnificencia de la feligresía que sabe dar con su presencia el rotundo toque de grandeza espiritual, de fidelidad a su iglesia, de amor y perdón para con el prójimo.  Bienaventurados sean, porque ustedes alcanzarán la gloria.
En la esquina de los jirones Cuzco y Lima asciendes al atrio que te conduce nuevamente a tu templo. Es impresionante la magnitud de la devota concurrencia. Es tu día de fiesta Señor de la Misericordia, es día de alegría de tu pueblo.  Te agradecemos infinitamente Gran Patrón.
La Virgen de los Dolores cierra esta grandiosa manifestación de fe, los fieles alternan su compañía con la del Patrono y durante la procesión cuenta con su propia banda de músicos.
¡Viva el Señor de la Misericordia!  ¡Viva Tacabamba!
NOTA: A quien corresponda, gracias por tan expresivas fotografías, bajo de las cuales se  desliza la modestia de mi pluma.
PROCESIÓN 14 DE SETIEMBRE
Etiquetado en: