RÍO TINGO

Este río es el más corto y a la vez el más pintoresco, pues sus remansos, junto con el cerro de piedra  Agomarca , el verdor del valle de La Quinta y sus sauzales ofrecen uno de los paisajes más hermosos y característicos de nuestros lares.

Está formado por la confluencia de los ríos Lascano y Conchano muy cerca donde termina el abra de La Encañada y empieza el lado sur del valle Tacabamba. Su recorrido es de un kilómetro hasta unirse con el río Tuspón, punto donde empieza el rio Grande o Tacabamba

El nombre “tingo” proviene de la palabra quechua “tincco” que significa encuentro o unión y se refiere a los cauces de agua, ríos o quebradas. Puede que se refiera también a los encuentros bélicos entre Yunkas e Ichkanes, tribus originarias de la zona. Recordemos que existe un lugar en la región Huánuco que se llama Tingo, justo en la unión de los ríos Monzón y Huallaga, origen de la ciudad de Tingo María.

Río Lascano

lazcano

Por La Encañada que es un estrecho pase entre los cerros Potrerillo y Agomarca discurre el río Lascano,  al lado del Arnajulco (hueco que apesta), por debajo del empinado camino del Paso del Credo,  hasta  el comienzo del valle de Lascán en el límite con Chetilla, cuyo nombre lleva hasta sus orígenes en la jalca. Ambos centros poblados pertenecen al distrito de Conchán. Próximo a este pueblo nace el río Conchano en el lugar llamado “Ojo del  Agua” de curso subterráneo.  Las aguas de estos ríos son frías.

Río Conchano

conchano

El río Tuspón, tiene un gran recorrido por el valle de Corillama, Las Tunas, El Naranjo y Tuspón, desde el distrito de Chiguirip. Sus aguas son temperadas por el agradable medio ambiente.

De tal manera que al unirse el Tingo con el Tuspón, los bañistas que disfrutan de sus cristalinas aguas, sienten el contraste de las temperaturas diferentes: Agradable si van del agua fría a la moderada y chocante y crispante si entran de forma contraria.

Río Tuspón

tuspon

Por estar este río en la planicie de nuestro valle, tiene sus aguas muy tranquilas y profundas, remansos que solamente se agitan por los apacibles patos silvestres, lobitos de río, anzuelos de los pescadores del plateado y los nadadores deportistas o paseanderos. A propósito, las familias gustan de ir a sus orillas para tomar el chocolate con humitas o tamales, rasgando al viento en las cuerdas de guitarras las canciones del ayer en remembranza. Los visitantes, pintores y poetas a tomar fotografías, apuntes y a compenetrar la belleza natural con sus líricas inspiraciones.

Algunos botecitos navegan por el Tingo, casi siempre en competencia de natación algunos niños y jóvenes deportistas hacen gala de los estilos mariposa y a brazo partido y de igual modo los que desde alguna orilla alta practican las clavadas o zambullones en las profundas y aparente verde de sus aguas por los sauces, carrizales, calas y bejucos cuya esmeralda se extiende a los costados.

Río Tingo

tingo

Hay un solo puente “Las Salazares” a la mitad de su trayecto, a la altura de  las propiedades que eran de la familia Salazar. Es de un solo palo o viga con pasamano a uno de sus lados. Hace de trampolín para la natación.

En los meses de verano se deja notar ahora la drástica disminución de su caudal, debido más que todo a que las aguas del río Conchano, desde hacen alguna décadas fueran desviadas por medio de un túnel hasta el cauce del río Chotano y éste, por otro túnel hacia el río Chancay que alimenta el reservorio de Tinajones que calma la sed de los arenales lambayecanos.

Rios Tacabamba
Etiquetado en: