TAUROMAQUIA

Palabra de origen griego.  Tauro = toro  ;  maquía = pelea, lidia.  .   Su traducción actual es «corrida de toros» o  «tardes taurinas».
Es la costumbre implantada por los españoles desde que invadieron y se apoderaron de América.
Los pueblos y ciudades han llegado a considerar esta «distracción» como indispensable en sus festividades patronales y ferias, pues realzan las celebraciones y atraen multitudes.
Tacabamba tiene un historial taurino desde la llegada de Diego Niño Ladrón de Guevara y su piquete de soldados a partir de 1545.
Sin embargo, en la actualidad esta costumbre está siendo cuestionada por las entidades protectoras de animales, movimiento que lentamente va cundiendo en la conciencia de la gente.
Por razones obvias me limitaré a comentar muy escuetamente cada una de estas fotografías:

Impresionante, por decir lo menos es la multicolor presencia del público en el la Plaza Monumental de Tacabamba, obra de alta performance entre las plazas de la región y del país. Aunque su uso sirve plenamente una sola vez al año, se le puede dar aplicaciones artístico culturales y eventos muy diversos. Pese a que aún no está terminada, significa desde ya un prestigio para el terruño.

Entra en escena el personal o equipo taurino contratado para presentar su saludo al Juez de Lidia y al público al que se debe y recibe el aplauso de la afición en todos los tendidos. Las bandas de músicos interpretan pasodobles y huaynos de nuestra región. Hay derroche de entusiasmo y alegría entre las familias y asistentes de la localidad y visitantes.

Hay temor en la primera suerte y destreza y valentía en las siguientes. El público grita el olé característico y aplaude las buenas faenas. A veces se escucha un griterío si el cornúpedo llega a coger y golpear al diestro.  Son toros de casta nacionales o extranjeros, igual que la cuadrilla de toreros. Los burladores o salvavidas cumplen su función en los momentos más escalofriantes.

También con la muleta los pases son precisos y muestran no solamente la destreza del torero, sino la calidad o casta del toro de lidia para prestigio de la ganadería a la que pertenece.

Si bien es pintoresca esta escena, es aquí donde empieza el castigo cruel para bajar la bravura del animal. El público protesta airado con palabras de grueso calibre y silbidos. A veces arroja objetos contundentes al ruedo. El mal trato al bravío se ha iniciado, pero igual, la afición contempla todo.

No es uno, son varios los pares de banderillas que soporta el agente pasivo del espectáculo.

Las galerías se desbordan en aplausos para el banderillero, celebran y brindan por el acierto.

La faena continúa y se repite con los cuatro astados de la tarde.

Primera estocada………      sin comentarios.

Segunda estocada……….   sin comentaros.

Tiro de gracia con el verduguillo……..   sin comentarios

Triunfal y vencedor se lleva las aclamaciones ……. sin más comentarios.

Epílogo del drama …………     sin comentarios.

Al caer la tarde todos a casa,  hasta el día de mañana  o hasta el próximo año.

bocanegraaugusto@hotmail.es

TAUROMAQUIA EN TACABAMBA
Etiquetado en: